Nuestros rasgos y características faciales son inalterables…

son particularidades únicas, e independientemente de que nos gusten más o prefiramos tener otras, son parte de nuestra marca, de nuestra forma de diferenciarnos y de ser reconocidos.