Me imagino que ninguna de vosotras duda que el corrector es un cosmético imprescindible en nuestro estuche de maquillaje. Se ha convertido en nuestro mejor aliado para marcar diferencia y conseguir un acabado radiante y espectacular.

Nos ayuda a mejorar el aspecto de nuestra piel, disimulando imperfecciones como ojeras, granitos, manchas de pigmentación, cicatrices, capilares rotos, marcas de acné…

El gran secreto es encontrar el corrector que más se adapte a nuestra piel y sus necesidades, pues los hay de varios colores y texturas. Voy a darte algunos consejos para que elijas el que va a ser perfecto para ti.

Lo primero es conocer las diferentes texturas y a partir de ahí elegir el que nos ayude a conseguir el efecto deseado.

CORRECTOR LÍQUIDO

de cobertura media para cubrir imperfecciones y ojeras. Cómodo y fácil pero no recomendable para pieles grasas.

CORRECTOR EN POLVO

no cubren en exceso pero es perfecto para ocultar imperfecciones en pieles grasas y con granitos.

CORRECTOR EN BARRA

ideal para pieles jóvenes y bien hidratadas pues ofrece una gran cobertura pero cuesta de extender bien y en exceso puede cuartear y marcar líneas de expresión.

CORRECTOR CREMOSO

de cobertura densa, estupendo para imperfecciones profundas y ojeras. Se adapta muy bien a todos los tipos de piel.

Una vez hemos encontrado la textura que se adapta a nuestras necesidades, vamos a repasar nuestros conocimientos sobre sus colores.

Cada uno de ellos está indicado para un problema específico y para camuflar distintas imperfecciones.

CORRECTOR BEIGE

disimula ojeras, unifica el tono y da mucha luminosidad a la piel. ¿Es lo que buscas?

CORRECTOR EN AMARILLO

disimula las zonas de color más intenso en tonos violeta y morados. Perfecto para ojeras moradas o hematomas.

CORRECTOR VERDE

ideal para ocultar rojeces en la piel tales como granitos, cicatrices recientes o venitas.

CORRECTOR LILA

para imperfecciones en tonos amarillentos o marrón como cicatrices o manchas.

CORRECTOR NARAJNA O SALMÓN

para ojeras más azuladas o grisáceas. Excelente para disimular la sombrita de pigmentación que sufrimos muchas en labio superior.

Pero cuidado! Con elegir un corrector adecuado no basta! Es imprescindible que prepares la piel para aplicarlos – debe estar limpia, hidratada y nutrida.

Y ¿cómo aplicar el corrector de maquillaje correctamente?

  1. Coge el corrector con una brocha específica o si te resulta más fácil, con la yema del dedo.
  2. Aplícalo dando ligeros golpecitos en la zona a tratar.
  3. A continuación difumínalo bien con movimientos redondos y muy suaves hasta que quede uniforme.
  4. Siempre aplicaremos los correctores antes de la base de maquillaje. Te cuento un truco muy bueno: antes de aplicar el maquillaje sella el corrector con polvos compactos o traslúcidos. Esto te ayudará a que no se cuartee y dure más tiempo como recién aplicado.
  5. Para la zona de ojeras elige un tono de corrector que se aproxime a tu piel o incluso en un tono más claro para iluminar tu mirada. Aplícalo dando toquecitos, sin arrastrar el producto pero si difuminando los extremos para quede natural y adaptado al tono de la piel.

Ya tienes todas las armas para saber como utilizar el corrector de maquillaje y no fallar. Sigue estos consejos y prepárate para lucir un maquillaje sin imperfecciones y espectacular! Pero si sigues teniendo dudas, habla conmigo o con cualquiera de mis compañeras – somos especialistas en peluquería y maquillaje en Alicante – contacta con nosotros!